El abc para contratar Colaboradores

Actualizado: 2 de jun de 2018

Cuando comienzas un negocio, llegará el punto donde tendrás que contratar a tu primer colaborador y seguramente recordarás una serie de recomendaciones, consejos, mitos, historias y casos de experiencias que han tenido tus conocidos, en el mundo de la contratación laboral.


Cuando se emprende, se requiere tener la energía y atención en muchas áreas y aspectos distintos, por lo cual es muy probable que, el investigar cómo cumplir con la legislación laboral sea una preocupación para la cual no tengas mucho tiempo ni experiencia en el cómo empezar.


Por lo tanto, hemos creado esta breve guía, para ayudarte a tener una noción general de las bases que debes saber cuándo vayas a contratar a un colaborador.



A: Solicítale su información.


Definitivamente, puede sonar obvio que es indispensable solicitarle su información personal a tu colaborador. Sin embargo, en muchas ocasiones únicamente solicitan una carta recomendación, su currículum y una identificación.


Te recomendamos que le solicites información de manera previa a que entre a laborar, para que exista más cooperación con ello.


Entre la documentación esencial que debes solicitar, está una identificación oficial, comprobante de domicilio, cédula de identificación fiscal, cédula profesional (en su caso), número del seguro social, acta de nacimiento, constancia de no antecedentes penales; preguntarle a tu colaborador si actualmente está pagando algún crédito ante el INFONAVIT, preguntarle si tiene hijos y si mediante juicio de alimentos fue obligado a pagar una cantidad mensual (De ser así, existen obligaciones que tendrás que cumplir, por lo cual es conveniente que te informes previamente).


Con lo anterior, podrás tener un expediente de tu colaborador y así contar con su información para cualquier situación en que se requiera.


B: Define el perfil de puesto, actividades a realizar y condiciones de trabajo.


Como primer paso, te recomendamos dejar claras las reglas del juego. Antes de contratar a un colaborador, es necesario que sepas que perfil de puesto buscas, cuáles serán las actividades a realizar y cómo serán las condiciones del trabajo.


Perfil de puesto: Para encontrar un colaborador adecuado, primeramente, debes tener claras las características que debe tener la persona que necesitas.

Para ello, anota las cualidades, aptitudes, habilidades, grado de estudios, edad, idiomas, experiencia y todo aquello que deseas encontrar en tu colaborador.


De esta manera, será más fácil encontrar al colaborador adecuado para desempeñar las actividades en las cuales necesitas apoyo.


Actividades a realizar: Gran parte de los problemas que podrás tener con tus colaboradores, pueden deberse a un mal entendimiento en las tareas y trabajos que le corresponde realizar.


Es sumamente importante que, de manera previa a contratar a un colaborador, tengas claras las actividades que necesitas que realice el mismo, en base a las necesidades de tu negocio.


Por lo tanto, te recomendamos realizar una descripción detallada de las actividades que deberá realizar tu colaborador, para que desde el día en que lo entrevistes, las cosas sean transparentes y él esté bien informado de las actividades que realizará.


Con lo anterior, podrías evitar caer en el supuesto de la famosa frase: “Eso no me toca, no es mi trabajo”.


Condiciones de trabajo: Este es un aspecto fundamental. Existen varias cosas que debes definir, a continuación, te mencionamos algunas de las principales.


a) La jornada de trabajo que tendrá.


- Diurna: Trabajará en un horario que estará entre las 06:00 AM y 20:00 PM

- Nocturno: Trabajará en un horario que estará entre las 20:00 PM y 06:00 AM.

- Mixta: Trabajará en un horario que comprenderá parte de diurna y nocturna, pero no tendrá más de 03 horas con 29 minutos de la jornada nocturna. (Ejemplo: De las 16:00 PM a las 23:29 PM).


Si en esta jornada hay 03 horas y media o más de la nocturna, se considerará nocturna.


b) Una vez definida la jornada, contempla las horas máximas que podrán trabajar tus colaboradores:


- Diurna: 8 horas diarias (Máximo 48 a la semana)

- Nocturna: 6 horas diarias (Máximo 42 a la semana)

- Mixta: 7 horas y media diarias. (Máximo 45 a la semana)


c) Proponle un horario de trabajo a tu colaborador. Te recomendamos que sea funcional para ambos, en base al tipo de trabajo. Recuerda que debes contemplar al menos 30 minutos de descanso para que tome alimentos.


d) Define el sueldo que tendrá y la forma en que pagarás el mismo. Puedes pagarlo de manera semanal o quincenal.


e) Define cómo le pagarás su sueldo. Si será en efectivo o a través de medios electrónicos. Para elegir la manera idónea, te recomendamos asesorarte con un contador, para cumplir con las disposiciones fiscales y contables en la materia.


f) Contempla que, tu colaborador tiene derecho a un día de descanso por cada seis de trabajo. Usualmente, se debe procurar que se descanse en domingo. Sin embargo, puedes acordar que descanse otro día de la semana, pero ten presente que, si trabaja en domingo, por ese día tendrás que pagarle la prima dominical, que consiste en un 25% adicional de lo que gana. (Ejemplo: Si gana $100.00 diarios, le pagarás $125.00)


g) Define qué tipo de relación de trabajo tendrás:


- Por tiempo indeterminado: No existe una vigencia para la misma y continuará hasta que no la den por terminada. Si no tienes contrato, se presumirá que la relación con tu colaborador es por tiempo indeterminado.


- Por obra determinada: Cuando necesitas a tu colaborador para una obra en específico y terminando la misma finaliza la relación de trabajo. Este tipo de relación es común en el sector de la construcción.


- Por tiempo determinado: Cuando necesitas a tu colaborador únicamente durante cierto tiempo. Sin embargo, solo podrás contratar bajo esta modalidad, cuando la naturaleza del trabajo así lo exija, cuando tenga por objeto sustituir a otro colaborador y otros supuestos que señala la Ley Federal del Trabajo.


- Por temporada: Es una relación de trabajo por tiempo indeterminado, cuando no se requieren los servicios de colaborador durante toda la semana, mes o año; o únicamente durante ciertas temporadas.


Adicionalmente a todo lo anterior, puedes negociar y definir cuestiones internas, de organización, prestaciones o cualquier otra con tu colaborador.


C: Contrato laboral.


Es sumamente importante que tengas un contrato laboral por escrito y que el mismo contenga al menos los requisitos que señala el artículo 25 de la Ley Federal del Trabajo:


a) Nombre, nacionalidad, edad, sexo, estado civil, Clave Única de Registro de Población, Registro Federal de Contribuyentes y domicilio de ambos.

b) Tipo de relación de trabajo.

c) Descripción detallada de los trabajos que realizará tu colaborador.

d) Lugar(es) donde se desarrollará el trabajo.

e) Tiempo que durará la jornada de trabajo.

f) Monto y forma del salario.

g) Día y el lugar de pago del salario;

h) La indicación de que el colaborador será capacitado o adiestrado en los términos de los planes y programas establecidos o que se establezcan en tu empresa, conforme a lo dispuesto en la Ley Federal del Trabajo.

i) Otras condiciones de trabajo, tales como días de descanso, vacaciones y aquellas que se acuerden.


El tener un contrato es tu responsabilidad como patrón. Sin importar si existe un contrato o no, tu colaborador siempre tendrá los derechos que le concede la Ley Federal del Trabajo. Por lo tanto, considera que un contrato es conveniente para ambos, ya que además de cumplir con tu obligación de tenerlo, se dejan claras las condiciones de la relación laboral.


Cuando un colaborador ingrese, puedes contratarle durante un periodo a prueba, lo cual puede durar hasta 30 días o extenderse hasta 180 días cuando sea para labores de dirección, gerenciales, administración o para desempeñar labores técnicas o profesionales especializadas. Recuerda que solamente puede existir periodo de prueba en una sola ocasión con cada colaborador y no pueden prorrogarse.

En caso de que desees aplicar un periodo de prueba, necesitarás que eso conste en un contrato por escrito. Si no lo realizas así, la relación se entenderá por tiempo indeterminado.


Al terminar el periodo de prueba, si el colaborador no cumple con los requisitos del puesto, podrás terminar la relación de trabajo sin responsabilidad. (Cuidado, hay requisitos que deberás cumplir para eso, por favor asesórate antes de realizarlo). Por otra parte, si al terminar el periodo de prueba deseas que el colaborador se quede contigo, recomendamos que realices el contrato laboral respectivo.


Si no tienes idea de donde conseguir un contrato laboral, ponemos a tu disposición sin costo, un formato de contrato laboral para periodo de prueba. Por favor solicítalo en el siguiente correo electrónico: contacto@rglabogados.mx


D. Instituto Mexicano del Seguro Social:


Sin importar si tendrás uno, dos, diez o cien colaboradores, debes saber que es sumamente importante que des de alta a los mismos ante el Instituto Mexicano del Seguro Social.


Sí; es cierto que ello te implicará un costo que quizá querrás destinar a otros fines que sean más importantes para ti. Sin embargo, recuerda que es tu obligación legal y que el incumplimiento de la misma, puede acarrearte problemas graves ante la autoridad.


Recuerda; el seguro social es un beneficio para tus colaboradores, pero también te ayudará a ti a evitar una serie de problemas.


Si eres persona física y no tienes idea de cómo empezar, te recomendamos consultar el siguiente enlace: http://www.imss.gob.mx/tramites/imss02001a


Conclusiones


Las ideas anteriores, son consejos básicos para que tengas una idea de los aspectos legales iniciales que debes contemplar al contratar un colaborador. Sin embargo, existen muchas reglas, derechos y obligaciones que debes de cumplir.


En el derecho laboral, se tutelan los derechos de los trabajadores con mayor rigor que los de la parte patronal. Por lo tanto, es importante que te asesores en la materia para que cumplas con todas las obligaciones a tu cargo y evites problemas ante autoridades e inconformidades con tus colaboradores.


Recuerda que el capital humano es un pilar fundamental de tu negocio; por lo cual es conveniente que la regulación laboral en tu negocio esté en orden y una manera de comenzar a lograrlo, es iniciar con el pie derecho al momento de contratar.


Por favor, comenta cualquier comentario o duda que tengas, recuerda que en RGL Abogados estamos para servirte.


12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo