Voy a prestar dinero; ¿Cómo me protejo?

Actualizado: 2 de jun de 2018

En algún momento de la vida, casi toda persona vivirá la experiencia de prestar dinero. Sin embargo, ya sea entre familiares, conocidos o extraños; siempre existirá un riesgo de no poder cobrar. No en vano, dice un refrán popular: “Cuando tengas ganas de no volver a ver a una persona, préstale dinero”.



Por lo tanto, en este artículo te daremos algunos consejos para que te protejas jurídicamente cuando realices un préstamo.


1.- Los acuerdos verbales se olvidan


Siempre recuerda que, todo aquello que se habla se olvida y todo aquello que se escribe permanece. Si vas a prestar dinero, sin importar el nivel de confianza que le tengas a la persona, es muy importante que dejes constancia del préstamo por escrito. De lo contrario, será muy difícil que puedas cobrarle.


2.- Pagaré:


Sin duda, un pagaré es una de las mejores opciones para respaldar un préstamo y poder cobrarlo en caso de que el deudor se niegue a pagar.


Un pagaré, es un título de crédito cuyo formato o modelo es muy sencillo de conseguir. Sin embargo, por regla general, debe de cumplir con varios requisitos que exige la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito:


a) Debe de decir que es un pagaré.

b) Debe contener una promesa incondicional de pagar una cantidad determinada de dinero.

c) Debe de contener a quien se le realizará el pago.

d) Debe de contener cuando y donde se hará el pago.

e) Debe contener la fecha y el lugar donde se suscribe.

f) Debe contener la firma del deudor.

Una de las ventajas que tiene el pagaré, es que su cobro es relativamente rápido en la vía judicial, siempre y cuando reúna todos los requisitos y se presente en tiempo y forma.


En todo momento, te recomendamos que resguardes tu pagaré, ya que, para exigir el cobro, necesitarás el mismo.


Por otra parte, es recomendable que le solicites un aval al deudor y ello conste expresamente en el pagaré (mención de aval, nombre y firma).


La ventaja de la figura del aval consiste en que el tercero se convierte en responsable solidario del deudor, por lo cual tendrás más opciones de cobro y probabilidades de recuperar tu dinero (adicionalmente te recomendamos verificar que el aval sea económicamente estable y tenga bienes a su nombre).


Existen muchas variaciones y cuestiones que se deben contemplar al momento de realizar y cobrar un pagaré. Por ello, asegúrate de consultar un asesor para que evalúe tu caso específico y te apoye en su elaboración o cobranza.


3.- Contrato de mutuo o préstamo mercantil.


Ambos contratos son similares. La diferencia principal entre uno y otro es que el mutuo está regulado por la legislación civil y el préstamo mercantil por la legislación mercantil.


Básicamente, la finalidad principal de ambos es documentar un préstamo de dinero, para poder exigir su restitución, conforme a las condiciones que pacten el acreedor y el deudor.


En este tipo de contratos, puedes estipular mayores condiciones, especificaciones y detalles en relación con el préstamo.


Para documentar ambos contratos, te recomendamos consultar a un asesor con el fin de que realice un contrato que se adapte a tus necesidades específicas.

Debes contemplar que, a través de estas figuras, el cobro es más lento en la vía judicial.


4.- De ser posible, presta el dinero a través de medios bancarios.


Una de las grandes desventajas de los préstamos en efectivo, es que, si no documentas el mismo, no habrá evidencia que lo respalde.


Si realizas un préstamo es mejor que sea a través de transferencia electrónica de fondos o cheque, ya que, existirá una evidencia ante una institución de crédito, donde constará ese traspaso de recursos.


Con el simple hecho de seguir este consejo no implicará que podrás cobrar, ya que forzosamente necesitas un instrumento legal para ello. Sin embargo, es una forma de crear evidencia del préstamo.


En todo momento, te recomendamos que recibas asesoría contable y fiscal de manera previa a realizar o recibir un préstamo, para evitar realizar acciones que pudieran ocasionarte problemas fiscales.


5.- Identifica a tu deudor:


Sin importar a quien le prestes dinero, te recomendamos identificarlo jurídicamente, para que sea más sencillo cobrarle. Para ello, te recomendamos solicitarle cuando menos la siguiente documentación.


a) Copia de una identificación oficial (Preferentemente, una donde conste su firma).

b) Comprobante de domicilio (De ser posible, solicítale uno actualizado cada determinado tiempo).

c) Cédula de Identificación Fiscal.

6.- Se consiente del riesgo.


Es importante que sepas, que el hecho de tener documentación legal sobre el préstamo te dará las herramientas jurídicas para tratar de realizar el cobro.


Sin embargo, debes estar consiente que, si el deudor no tiene bienes o patrimonio, el cobro se volverá muy difícil.


Por ello, si vas a prestarle dinero a alguien, procura verificar que tenga un respaldo económico suficiente para responder por el adeudo.


Esperamos que este artículo sea de utilidad para ti. Siempre recuerda que, antes de realizar un préstamo, es conveniente que te asesores con especialistas para documentar correctamente la operación y evitar complicaciones en la mayor medida posible al realizar el cobro.


38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo